Ahora hace falta más música. Sin duda.

¿Por qué?

1- La música nos hace entender desde la emoción qué es lo verdaderamente importante, y ahora toca poner en valor lo que realmente importa: nuestros seres queridos.

2- La música también nos distrae de nuestro darle vueltas a todo y nos vuelve a conectar con nosotros mismos.

3- La música nos pone en una mentalidad más generativa y positiva. Nos ayuda a tomar consciencia de que somos seres creativos, capaces de encontrar soluciones insospechadas.

4- La música es el ejemplo de colaboración y armonía que nuestra sociedad necesita para afrontar este reto y otros que vendrán. Ahora más que nunca tomamos consciencia de que todos estamos conectados de una punta a otra de nuestro planeta.

Por eso debemos aprender a actuar coordinada, solidaria y armónicamente por el bien de todos. –

Por último, señores, señoras, la música alegra el corazón y da esperanza. Así, en esos momentos de aparente incertidumbre os invito a poneros esa canción, ese disco abandonado, a trastear las teclas de ese piano, ese organito, esa guitarra o lo que sea que haga ruido más o menos armónico, para volver con espíritu innovador y fuerza sobre los retos y desafíos que nadie va a resolver por nosotros. Eso es lo que puedo aportar 😉

Abrazos